Fabricación de cañería

           La planta dedicada a la fabricación de tubería industrial y perfiles metálicos comenzó a operar el 17 de julio de 1961. La línea de cañería negra y galvanizada fue la segunda en empezar el proceso de fabricación. Actualmente es una industria con más de 54 años de experiencia en el mercado y parte de la corporación más grande que fabrica productos de acero en Centro América: Aceros de Guatemala.

            En 1994 la corporación adquirió una segunda línea de fabricación de cañería para producir tubería estructural cuadrada.

             La materia prima que utilizamos para fabricar cañería ligera, mediana y cédula 40 (pesada) son rollos de lámina rolada en caliente, grado SAE 1008.

           El proceso de fabricación de la cañería, inicialmente similar al de los tubos, comienza en una cortadora en la que los rollos de lámina pasan por unas cuchillas para transformarlas en tiras cuyo ancho dependerá del producto que vayamos a producir. Las tiras pasan después por una embobinadora para formar nuevos rollos de lámina más delgados. Luego se unen sus extremos para formar una sola tira que se colocará en un acumulador para que, posteriormente, pase a las torres de formación. En estas torres la tira se va redondeando por medio de varios rodillos hasta darle la forma de tubo.

            El siguiente paso es llevarlo a una máquina soldadora de resistencia eléctrica (ERW) para soldar y unir la orilla de la lámina. Una vez soldado el tubo, pasa al tren de rectificación con el objetivo de darle el diámetro exterior exacto, para lo cual utilizamos rodillos, hasta dejarlo completamente redondo. Por último, pasa a la máquina de corte cuyas cuchillas producen unidades de seis metros de longitud.

            Después del corte sigue un proceso de galvanizado por inmersión en caliente, que consiste en pasar los tubos por una serie de tanques de preparación con soda cáustica, ácido y flux. Seguidamente, los tubos son trasladados por una grúa al horno de galvanizado en donde se introducen para adherirles zinc. Es importante que la temperatura del horno esté a 840 grados Fahrenheit, que es la temperatura exacta para el galvanizado. Al salir del horno, soplamos los tubos con aire comprimido para darles un mejor acabado en la parte exterior y con vapor en el interior para eliminar cualquier exceso de zinc. Finalmente, pasan al área de roscadoras, en donde les hacemos la rosca en los extremos y luego pasan a la bodega de producto terminado.

            En julio de 2013 comenzamos a producir tubería mecánica negra HN y galvanizada HG, para lo cual instalamos en la línea de cañería un sistema de metalizado completo de origen estadounidense, marca Metco Sulzer. En agosto de ese mismo año adicionamos a la planta de cañería un equipo de inspección en línea Eddy Current, marca Inspectech, de origen canadiense.